Henry Chesbrough: “Las empresas deben adaptarse al ritmo rápido de las startups”


El venture capital y el corporate venturing (CV) fueron los temas principales en la conversación abierta con el profesor de ESADE y gurú mundial de la Open Innovation, Henry Chesbrough. El acto se realizó el pasado 25 de enero y congregó a unas cuarenta personas en el auditorio de Esadecreapolis. El acto se incluye dentro de las actividades del Corporate Innovation Excellence Club, el club de directivos dónde compartir metodologías, herramientas y mejores prácticas con el objetivo de mejorar la gestión de la innovación.

Chesbrough inició el debate remarcando la importancia que las empresas “no deben ser venture capitalist (VC)” aunque de ellos deberían aprender a “tomar decisiones de forma rápida, mientras que en una empresa tradicional se pueden tardar un par de meses en acordar una reunión, en un venture capitalist en dos meses ya se ha decidido si se invierte o no”.

Marc Milian y Henry Chesbrough durante un momento de la charla.

Marc Milian y Henry Chesbrough durante un momento de la charla.

Según el profesor puede ser beneficioso para las empresas trabajar con las pequeñas startups para así ayudarlas a trabajar. Una buena idea es invertir cantidades menores de dinero en ellas para así poder invertir en diferentes startups a la vez. Ésta forma de trabajar ya se ha implantado en Intel, dónde han creado una incubadora interna con 50 startups, permitiendo a la empresa aprender sobre la tecnología requerida e invertir en las startups de su interés solo al final del proceso de aceleración. O AT&T, que ha creado aceleradoras de 90 días, en el que las ideas desarrolladas durante éste tiempo son propiedad de las startups, pero que busca poder negociar con ellas una vez acaba el proceso.

Henry Chesbrough contestando a una de las preguntas de los asistentes.

Henry Chesbrough contestando a una de las preguntas de los asistentes.

“El CV puede ser usado para muchos propósitos” ha asegurado Chesbrough “debes saber para que lo necesitas tú”. El profesor ha puesto el acentoen la necesidad de definir quien se pone en contacto con las startups y en que las empresas se asocien con startups en una etapa temprana, para así “no solo invertir sino también aprender con su tecnología y crecimiento”.

También es conveniente “saber adaptarse al ritmo de las startups” normalmente más rápido que el de las grandes empresas. Aunque este aumento en la velocidad puede ser también beneficioso para la gran compañía, ya que los trabajadores “sienten que están pasando cosas y no solo tienen reuniones”.

Una de las principales preocupaciones de los asistentes era como convencer a sus superiores para implantar un modelo de corporate venturing. Para Chesbrough “el modelo de hacerlo todo nosotros es muy caro y poco exitoso”. Así, aparte de ahorrar costes, “compartes los riesgos y no empiezas desde cero, sino que aprovechas la tecnología ya desarrollada por las startups” aunque el profesor recordó que, en caso de éxito, es importante no olvidar “compartir los beneficios”.

Según el experto “si nuestra empresa no desarrolla iniciativas digitales, otras lo harán”. Además “se debe pensar que puede que tus clientes lo demanden y si ven que la competencia lo ha hecho y tú no, se preguntarán porqué”.

El profesor, que fue hilando la conversación gracias a las preguntas de los asistentes y a la introducción de Marc Milian de Esadecreapolis, imparte clases en la  Haas School of Business de la University of California (Berkeley) y fue profesor adjunto de la Harvard Business School.