Happyday, un app para compartir los mejores momentos de tu boda


Happyday es una de las 20 start-ups que ha sido seleccionada para la V Edición de EMPENTA en el itinerario de Innovative solutions. La start-up, fundada por Quim Zurano y Pablo Oramas, ha creado Happyday, una app para compartir fotos e imágenes de las bodas con los invitados.

 EMPENTA 2015 es el programa de aceleración de start-ups innovadoras y de base tecnológica organizado per ESADECREAPOLIS con el apoyo de ACCIÓ, Catalunya Emprèn y ESADE.

 

¿Qué es Happyday?

Happyday es una app que es como un Instagram privado para bodas en el cual los invitados comparten fotos y vídeos. Esta es la parte principal, pero además ayudamos a hacer invitaciones digitales, gestionamos los invitados, permitimos que los novios contacten con los invitados e imprimimos todas las fotos a los novios desde dentro de la aplicación. Además ahora mismo hemos añadido un chat.

¿Cómo surgió la idea?

Surgió hace un año porque unos amigos querían hacer una app para su boda, y se encontraron con problemas para publicarla en la AppStore, ya que las apps deben ser útiles para cualquier persona y ellos solo la querían para su boda. Encontramos un agujero y pensamos que se podía hacer algo para innovar en el sector ya que todo era muy tradicional.

¿Es una aplicación solo para bodas?

Las bodas son nuestra punta de lanza, pero en nuestro proyecto lo que buscamos es la gestión de eventos privados. Empezamos con bodas, pero sabemos que tenemos la aplicación para cumpleaños, para conciertos, viajes, bautizos, y ya saliendo de nuestra cultura, en actos como el Bar Mitzvah. Hay muchas aplicaciones donde hay grupos de personas que quieren compartir de forma privada todo pero sin que este publicado en las redes públicas, en esto nos basamos, en la privacidad y el compartir con calidad. Y ese es uno de los siguientes pasos en nuestra evolución. Este año y el pasado estábamos centrándonos en conseguir mercado, pero hacer la expansión es uno de nuestros siguientes pasos.

¿Cómo funciona la aplicación?

Nuestras main things son: hacemos fotos de calidad, nuestra red es privada  y los novios, o los invitados nos pueden comprar y regalarlo a los novios como un regalo. Hay una parte de configuración de la boda, esto lo suelen hacer los novios, y hay una parte en que se pueden mandar invitaciones a la aplicación por email o WhatsApp con un código QR y así tener acceso a la app de la boda, que está disponible para Android y Apple.

Y una vez en la app de la boda, ¿qué puedes hacer?

Hay el muro de fotos, que es exactamente igual que Instagram pero las imágenes tienen la misma calidad que las tomadas con el móvil, no se reducen. Hay una parte donde está la planificación de la boda, para explicarles a los invitados qué pasará, cuándo pasará y como llegar al lugar. Hay una sección de preguntas donde los novios pueden preguntar a los invitados si asistirán, si vendrán acompañados, si tienen alergias… El invitado responde en tres segundos y a losnovios les ahorramos horas de llamadas. También contamos con una sección de regalos, que ahora mismo es un mensaje bonito con un número de cuenta, porque aquí es la costumbre, pero cuando hagamos el plan de internacionalización pondremos una lista de bodas. Y una parte nuevadonde los novios pueden comprar todas estas fotos que se están haciendo, igual que antes podíamos comprar nuestra foto con los novios, ahora podemos comprar 47 fotos y te llegan a casa, gracias a nuestra colaboración con Paper Lover, que también está dentro de EMPENTA.

¿Y cuándo se empieza a usar la aplicación?

El ciclo de vida de la aplicación empieza desde el momento que se entregan las invitaciones. Esto serían dos o tres meses antes de la boda, pero la gente empieza a interactuar en la aplicación desde ese día hasta después del enlace.. Es un antes, un durante y un después. Antes son dos grupos de amigos y dos familias que no se conocen. Tuvimos una boda donde había 300 fotos antes de la celebración. Cuando los novios suben una foto se notifica a todos los usuarios y nos hemos encontrado que juegan mucho con esto, una foto del novio con el traje que se pondrá, detalles del vestido de la novia… Cada vez que ellos suben algo todos los invitados entran de golpe. El día del enlace, hasta que no hay proyectores no la usan demasiado. Pero durante la comida se lo pasan teta con el proyector, hacen selfies, competiciones entre mesas, cuelgan fotos divertidas o picantes de las despedidas.  Y posteriormente la gente sube todas las fotos que se han hecho ese día y las comenta y las likea, y los novios también suben fotos del viaje.

¿Se pueden descargar las fotos?

¡Claro que sí! Te las puedes descargar en tu teléfono o te las puedes descargar en tu ordenador. Tanto los novios como los invitados tienen todo el contenido, excepto que los novios quieran vetar algo. Otra de las cosas que tenemos es que como invitado puedes compartir una foto con todo el mundo o solo con los novios.

¿Cómo lo vendéis?

Nuestra forma de venta es o venta directa desde la página web o marketing de afiliación, donde buscamos a la gente que ya tiene parejas por su negocio, como los restaurantes, fotógrafos o floristas, y trabajamos con ellos dándoles cupones de descuento sobre nuestro precio y ellos nos recomiendan. Hacen el trabajo de prescriptor de nuestro producto. Es decir, si nos compran a través de su código personalizado les damos una comisión. Pero no hemos tenido siempre este modelo.

¿Cómo lo queríais vender en un inicio?

Hemos pasado diferentes fases. Primero lo queríamos vender en tres paquetes a los novios y demasiado caros para lo que era el mercado. No acertábamos con el precio ni con la diferenciación de paquetes. Después lo queríamos vender de una forma parecida a la afiliación que hacemos ahora pero lo que queríamos es que la gente que ya tiene mercado nos vendiese dentro de sus servicios. Nos dimos cuenta que no todo el mundo nos podía vender porque éramos demasiado caro para muchos presupuestos. Quisimos vender con restaurantes y caterings, pero esto nos dejaba demasiado vendidos ya que si ellos no nos vendían como empresa nosotros no podíamos hacer nada. Y acabamos vendiendo nosotros directo a través de afiliación, porque nuestra apuesta es la recurrencia que podamos tener con los afiliados. Que cada año un restaurante nos recomiende y cinco parejas nos compren hace que ese restaurante nos aporte una venta continuada.

¿Qué tipo de novios usan vuestro servicio?

Les tenemos bastante segmentados. Entre 25 y 35 años, gente joven, adaptados al mundo mobile, activos en las redes sociales y el teléfono y funcionamos muy bien en bodas donde hay mucha gente joven. Si es una boda muy familiar con el 50 o 60% de familiares mayores, no se convierte en una boda muy divertida. Nuestra apuesta es que el tiempo juega a favor nuestro, cada vez hay más gente con móviles y más acostumbrados. Aunque aún ahora hay bodas donde nos encontramos con novias de 30 y pico años que nos dicen que no quieren que sus invitados estén toda la celebración con el móvil. Cuando las novias de 25 años ya lo han aceptado como realidad e incluso se hacen selfies con ellos.

¿Cuántas parejas habéis tenido hasta ahora?

Hemos hecho 20 bodas el año pasado y de momento tenemos 45 para hacer durante el 2016. La temporada es un mercado complicado pero calculamos que podremos alcanzar las 150 bodas, ya que al ser una aplicación podemos llegar y podemos desarrollar el mercado de afiliación.

¿Cada invitado paga la App?

No, los novios o los invitados que lo regalan a los novios pagan por el servicio, y después todos los invitados se pueden descargar la aplicación con el código. Es un buen regalo de bodas ya que regalas momentos, memorias, emoción y diversión.

¿Quién forma el equipo?

Somos dos fundadores, antes éramos tres. Yo, Quim Zurano, soy el director y mi socio es el director técnico, el CTO, Pablo Oramas.  Ahora estamos haciendo el crecimiento de equipo y buscamos un desarrollador Android y acabamos de incorporar a Guillermina Rosés de Paper Lover para que nos ayude en la parte de comunicación y crecimiento del canal de afiliados. También tenemos un desarrollador de la parte web y  un director de cuentas.

¿En qué fase estáis ahora mismo?

Demostrando el modelo de negocio, este año hemos vendido 15 unidades y hemos hecho algunas bodas para validar el modelo. Estamos en fase de crecimiento, queremos crecer y demostrar que podemos crecer suficientemente rápido para que sea válido. Aunque donde estamos ahora sea un nicho y que podamos abrirnos a otras ventanas, debemos demostrar velocidad.

¿Porque Happyday es un proyecto innovador?

Por la solución, es decir, por la evolución de las redes sociales, en que cada vez nos cerramos más en círculos más pequeños pero aun así sociales, ya que en una boda no deja de haber más de 100 personas, pero ya no es el planeta entero. Esta es la parte en la que sin innovar en tecnología, innovamos en solución. Damos una solución nueva a un problema real.

¿Qué creéis que es lo que más se ha valorado de Happyday para entrar en EMPENTA?

Creo que debe haber sido la fase en la que nos encontrábamos, ya estábamos con un proyecto real establecido que funcionaba, un equipo experimentado.

¿Qué esperáis de EMPENTA?

Esperamos que nos dé mentoring y especialización en este camino. Como emprendedores ya hemos hecho más proyectos y hemos fracasado en más proyectos, hemos aprendido mucho obviamente, pero esperamos que EMPENTA nos ayude a sortear los obstáculos que encontremos en el camino.

¿Qué habéis aprendido hasta ahora de EMPENTA?

No me esperaba tan buen feeling en las sesiones, tanto en la de equipo como con la del mentor que nos asesora. Y preguntas que yo nunca me había hecho en la vida, ¡y mira que llevo tiempo emprendiendo! Por ejemplo con la misión, visión y valores, que todas las empresas deben tener no le dábamos el valor y el significado real que nos han hecho ver. Nos ha hecho ver que estamos muy alineados dentro del equipo. Y otra cosa que no le daba nada de valor en los otros proyectos que había tirado hacia delante, y es una de las cosas que haré cada vez que tenga una nueva iniciativa, es pedir qué visión y qué es lo que motiva a esta gente para trabajar conmigo, creo que si no sabes esto es muyposible que fracases.

¿Cuáles son vuestras expectativas y objetivos defuturo?

Yo me definiría como un starter, un serial enterpreneur, es decir me gusta iniciar proyectos, me gusta llevarlos desde abajo hasta un punto en que sean suficientemente maduros. Con Happyday la idea es que sea más grande de lo que nos imaginábamos al principio. Al principio imaginábamos solo bodas, pero nos ha aumentado las perspectivas. Buscamos un éxito con el proyecto, cinco años trabajando y haciéndolo crecer, pero este no es el proyecto que definirá mi vida sino que esperamos que nos aporte el máximo recorrido posible.

¿Habéis hecho alguna ronda de financiación?

Lo que hemos hecho ha sido empezar con bootstrapping el primer año, nos quedamos sin dinero propio e hicimos una roda de friends and family y levantamos unos 40.000 euros y pedimos un Enisa. Pero nos hemos encontrado con la situación que España está sin gobierno y este Enisa que nos tendría que estar dando apoyo durante este año y el pasado, nos lo han dejado bloqueado hasta que haya constitución de gobierno. EMPENTA nos ayudó mucho ya que desde el primer día la gente de Acció nos dijo que no era normal, que hablarían con ellos y nos ayudarían. Pero nos dijeron que sin gobierno no habría líneas de crédito y que no contásemos con eso. Nosotros habíamos estado bloqueando el dinero de friends and familyque teníamos a la espera de este Ensia. Fue una situación de bloqueo inmensa, de tres meses de tener el dinero en el bolsillo y no poder usarlo y con EMPENTA hemos dicho ¡venga, un empujón y ando!

¿Entonces planteáis alguna ronda?

La tenemos prevista cuando acabe el programa. Nos han invitado antes, nos están invitando ahora para ir pero creo que aún tenemos que demostrar la velocidad del proyecto. Sabemos que somos capaces de venderlo, pero no hemos demostrado una velocidad suficientemente atractiva como para ir a buscar una ronda y que nos valoren como nosotros creemos que se nos tiene que valorar.

¿Cuánto queréis pedir?

Queríamos pedir 300.000 euros en esta primera ronda, habiendo demostrado algo de velocidad y que aceleramos. Pero todo depende de cómo lleguemos de aquí a junio. Nos lo planteamos para cuando acabemos EMPENTA, hacer la exposición en el Demo Day y de allí entrar en ESADE Ban si nos cogen.

¿Cuáles son los retos más importantes a los que os habéis enfrentado?

El gran fuck-up que hemos tenido es que, cuando empezamos con los tres socios, éramos dos solteros y un casado que no teníamos ni idea de cómo era el mercado de bodas y con una buena idea, un producto que gustó mucho. Empezamos y lo presentamos en una feria de bodas y nos vino mucha gente. Pero nos lanzamos a una piscina sin saber si había agua. No conocíamos el mercado, no conocíamos la estacionalidad del mercado, no sabíamos cómo se vendía, no conocíamos a nadie dentro ni teníamos ningún advisor que nos pudiese llevar de la mano. Y nos lanzamos. Eso nos llevó a que el primer año emprendiésemos a base de muchas ostias pero nos ha enseñado como se debe empezar un proyecto bien hecho y que no pasen estos problemas. Éste sería uno de los grandes retos, superar esto. Conseguir aún estar de pie y con un proyecto que parece chulo.

¿Un consejo para cualquier emprendedor que quiera empezar su nuevo proyecto?

Todo el mundo hace sus estudios de mercado, la validación de su idea…, pero lo más importante es haber definido cómo venderás. Hacemos proyectos geniales y magníficos pero nos equivocamos en cómo lo podremos vender, lo que sería la parte del go-to-market es lo que tienes que tener más claro de cómo conseguirás ventas, que es donde nosotros fracasamos. Lo queríamos vender de una manera, no lo habíamos estudiado, no sabíamos cómo iba el mercado. Esta es la parte más importante, porque puedes vender un producto peor si te sabes vender o puedes tener un producto genialy no haber cuadrado la forma de vender.