Delectatech, Inteligencia Artificial para optimizar tu restaurante


Delectatech es una de las 20 startups que ha sido seleccionada para la V Edición de EMPENTA en el itinerario de Disruptive Technologies. Los fundadores, Xavier Mallol y Marc Guerrero, han creado un motor de inteligencia artificial propio que ofrece a los restaurantes una serie de recomendaciones en tiempo real para desarrollar el menú, adaptarlo a las necesidades del cliente y optimizar la gestión de su restaurante.

EMPENTA 2015 es el programa de aceleración de startups innovadoras y de base tecnológica organizado por ESADECREAPOLIS con el apoyo de ACCIÓ, Catalunya Emprèn y ESADE.

Marc Guerrero y Xavier Mallol. Foto de Estefania Bedmar.

Marc Guerrero y Xavier Mallol. Foto de Estefania Bedmar.

 ¿Qué es Delectatech?

M: Hacemos aplicaciones inteligentes para la hostelería. Estamos haciendo un motor de inteligencia artificial que aprende a leer y a entender lo que lee sobre el sector de la restauración y la gastronomía. En Internet, de lo que más hay es información sobre hoteles y restaurantes, porque la gente da su opinión, sube sus fotos... A los restaurantes también les interesa estar en la red para que la gente les encuentre. Nosotros cogemos toda esta información, más todo el conocimiento que tiene el sistema, y a partir de aquí podemos dar recomendaciones a los restaurantes sobre cómo deben operar. 

¿Cómo funciona vuestro robot?

M. Básicamente es un sistema que entrenamos para leer. Le entras texto y es capaz de leerlo y entender qué pone. Por ejemplo, si lee un artículo sobre un profesional de la gastronomía que habla sobre tortillas de patata, el sistema es capaz de entender que tortilla es un plato y patata es un ingrediente y que juntos hacen un plato nuevo. Es capaz de inferir nuevos platos, tendencias, etc. 

 ¿Cómo obtiene el robot la información? 

M: El mismo sistema es capaz de ir buscando la información en la red y procesándola. El mismo restaurante también puede añadir datos para gestionarse. Miramos toda la información del mercado, los precios, qué se está consumiendo y le podemos dar datos al propio restaurante sobre cómo le está yendo, lo que funciona mejor, los platos que vende la competencia y sus precios, el coste de los platos... 

X: Es un consultor con una bola mágica. Puede saberlo todo en un momento.

 ¿Cómo y cuándo surgió la idea?

M: Xavi y yo empezamos a mover el proyecto hace tres años y nos autofinanciábamos desarrollando páginas web. Delectatech como SL y enfocados directamente a nuestro proyecto actual nació hace un año y medio. Yo hice un master en gestión mientras trabajaba en Travelclick, que es líder en el sector de soluciones para hoteles con clientes internacionales, grandes cadenas y hoteles de lujo. El proyecto final de máster consistía en un plan de empresa donde apliqué los conocimientos adquiridos en mi empresa a un nuevo sector, los restaurantes. Automaticé funciones y creé un tipo de asistente para restaurantes, bastante enfocado a marketing. A partir de éste proyecto entré en Barcelona Activa, en Idees amb Futur y empecé a emocionarme con la idea. Mientras tanto ya estaba en contacto con Xavi.

X: Yo estudié también Ingeniería Informática y trabajaba en una start-up del grupo Intercom, donde aprendí la metodología de start-up y negocio web. Quería hacer algo de Inteligencia Artificial y Marc me preguntaba cosas técnicas sobre su proyecto y nos surgían ideas nuevas. En Agosto de hace tres años y medio dejamos el trabajo. Me metí en el curso de Barcelona Activa y continué el Business Plan que había empezado Marc. Entramos en el Parc de Recerca de la UAB y hasta hoy. Desde entonces nuestro Business Plan ha cambiado mucho y sigue cambiando.



¿Quién forma parte del equipo?

M: Xavi y yo somos los fundadores y estamos todo el día y un poco más. Además, contamos con dos chicos a media jornada mediante convenios de prácticas con la universidad.

X: Con el dinero de una subvención europea, la Horizon2020, ahora tenemos un equipo externo de cuatro personas que trabajan para nosotros como freelance. En total somos ocho personas trabajando en el proyecto.

¿Recibisteis una subvención?

M: Primero pedimos un Enisa, porque el sector de desarrollo web es muy competitivo y mientras nos autofinanciábamos casi no teníamos tiempo para trabajar en nuestro proyecto.  El punto de inflexión fue cuando ganamos el premio Young Innovator Award 2015 como la idea de negocio más innovadora de España entre emprendedores de menos de 30 años, premio concedido por el fondo de capital riesgo CVC Capital Partners y que nos aportó capital y apoyo empresarial por CVC.

X: Para conseguir el Enisa necesitábamos dinero, ya que se debe cofinanciar. Fuimos a 40 oficinas bancarias y en todas nos pasaba lo mismo, no nos daban crédito. En este país aún no hay mentalidad startup. Hubo oficinas que habían oído hablar de nosotros y que vinieron a buscarnos al Parc de Recerca para darnos un préstamo.

M: Les enseñábamos el Business Plan y se mostraban interesados en financiarnos, pero nos denegaban el préstamo cuando pasaba por la oficina de riesgos financieros de los bancos, ya que allí sólo analizan los números. 

X: Al final, tuvimos la suerte que la oficina de Cerdanyola del Vallès del Banc Sabadell nos concedió un préstamo con unas condiciones muy buenas para poder cofinanciar el ENISA. Entre Enisa, el banco y el premio levantamos unos 100.000 euros y pudimos ir tirando. Y hace relativamente poco participamos en una subvención europea, la Horizon2020, que es súper competitiva. Cuando participas debes ser consciente que no te la darán, porque la reciben un 3% de las empresas que participan y es en toda Europa. Nos quedamos a las puertas y el MINECO seleccionó los mejores proyectos de España y nos ha financiado con el mismo importe. Son 50.000 euros a fondo perdido para invertir en 6 meses e ir a por una segunda fase de Horizon2020 en la que te pueden dar hasta dos millones de euros.

 ¿Por qué creéis que vuestro proyecto es innovador?

M: Usamos tecnologías punteras como Big Data, Inteligencia Artificial, queremos experimentar con Internet of Things para las cocinas... Pero realmente en lo que estamos innovando es en un sector que está muy atrasado desde el punto de vista tecnológico. Estamos aplicando en la gastronomía tecnologías que ahora mismo se están empezando a usar en medicina, por ejemplo.

X: Lo que estamos aplicando es la ciencia más avanzada con una tecnología muy innovadora en un sector muy tradicional. Este concepto es totalmente disruptivo, por ello el reto más grande es entrar y tratar de convencer al sector de sus enormes ventajas.

 ¿Cómo planteáis vender vuestro producto?

M: Nuestro sistema de Inteligencia Artificial hace recomendaciones a los restaurantes. A partir de aquí, nosotros le podemos dar al restaurante las herramientas que necesita para facilitar sus procesos, automatizarlos y usar toda esta inteligencia para que sea todo más sencillo.

X: El problema más grande es que la comida caduca. No es lo mismo gestionar un producto como mesas y sillas, que sabes que mañana valdrá lo mismo, que un producto perecedero que mañana ya no valdrá nada. Aquí se debe optimizar la gestión, pero cuesta mucho y no tienen las herramientas. Nuestro producto casi te hace el escandallo, que es la ficha técnica con el precio y características de cada plato, y con él puedes tener un control de costes y ganancias. Esto ahora solo lo pueden hacer habitualmente las empresas grandes, la gran mayoría de restaurantes lo elaboran una vez y no lo vuelven a repetir porque es muy costoso. Pero si lo mantienen actualizado pueden saber cuál es su rentabilidad y cómo funciona su negocio.

 ¿Qué esperáis de EMPENTA?

X: Como ya habíamos hecho otros programas parecidos y nos encontramos en un momento muy importante a nivel de desarrollo, pensábamos que no era el mejor momento para invertir tanto tiempo en un programa parecido a los anteriores.

M: Aun así, el programa encajaba con las fechas de Horizon2020 y fue venir a la primera sesión y realmente vimos que podríamos sacar muchas cosas buenas de aquí. Lo que esperamos es salir de aquí con un plan de negocio muy robusto y con acceso a financiación. Y vemos que nos está sirviendo incluso para más cosas. 

X: Esperamos un buen plan de inversión, saber cómo negociar con inversores. Creo que es en el punto en el que estamos ahora.

 ¿Haréis una ronda de financiación?

X: Tenemos que hacerla. Queremos pedir de 200.000 a medio millón de euros. Lo bueno es que al ser un B2B, es más fácil recuperar la inversión. Con un B2C debes conseguir una masa crítica más grande.

M: Sumando la escalabilidad que supone todo nuestro sistema y el alcance que tenemos, podemos crecer considerablemente.

 ¿Porque creéis que os han seleccionado en EMPENTA?

X: Porque el proyecto es motivador. Puede cambiar la forma en que trabajan 150.000 empresas en España y un millón y medio en Europa. 

M: También el hecho tecnológico. Desde hace unas semanas, una empresa tan grande como IBM está empezando a aplicar Inteligencia Artificial en muchos sectores y, en concreto, ha hecho una prueba con la gastronomía que ha tenido una gran repercusión. Creemos que es un sector que ahora está de moda y que desde el punto de vista tecnológico está muy atrasado. Juntamos las últimas innovaciones, con un sector muy atractivo y un mercado espectacular.

 ¿Cuáles son vuestra expectativas y objetivos de futuro?

X: Como empresa, este año es el de despegue. Hasta ahora hemos validado con profesionales del sector y entidades reconocidas que la idea de negocio tiene mucho potencial y la tecnología es disruptiva, por lo que ahora nos encontramos en el momento de encontrar otros actores que decidan apostar por nosotros y dar el siguiente paso. 

M: Estamos haciendo contactos y colaboraciones con escuelas muy prestigiosas de gastronomía a nivel mundial como el Basque Culinary Center, el centro gastronómico de referencia a nivel mundial.

 ¿En qué fase está Delectatech?

X: Ahora estamos en proceso de validar nuestra fuente de conocimiento junto a expertos del sector. Además, estamos en fase de desarrollo de un par de prototipos y que tiene bastante buena pinta. 

M: Todo ello nos sirve para validar el mercado y comprobar que el sector acepta nuestra tecnología y le es útil.

 ¿Ya habéis hecho alguna prueba piloto?

M: Tenemos un convenio con la Escuela de Turismo de la UAB, que tienen un hotel escuela. Allí podemos probar nuestro sistema con clientes, profesores y los alumnos en un entorno real, es decir, hemos creado nuestro propio laboratorio de I+D. Creamos una aplicación para un festival local en la que los restaurantes podían poner descuentos para los asistentes. Todo estaba geoposicionado para que los usuarios pudiesen saber qué oferta tenían cerca en ese momento.

X: No era una simple aplicación de cuponeo, que quedaría lejos de lo que estamos haciendo. Intentamos que el restaurante mismo pudiese crear su oferta gastronómica y sus propios cupones. Tuvimos un mes para hacerlo todo. Con una fase comercial de una semana, en que fuimos nosotros a puerta fría a hablar con los restaurantes.

M: Nuestro objetivo era tener muchos perfiles diferentes y demostrar que podían usar nuestra aplicación en cinco minutos. Tener sus ofertas publicadas y que la gente pudiese acceder a ellas para demostrar que nuestra tecnología es muy sencilla para los restaurantes.

 ¿Cuál ha sido el mayor reto al que os habéis enfrentado?

X: Pedir la subvención de Horizon2020. Fue muy duro. Hasta ahora hemos tenido la suerte que todo a lo que nos hemos enfrentado lo hemos superado. Pedir capital, ganar el premio de CVC...

¿Qué consejo le daríais a un emprendedor que quiere empezar su negocio?

X: Que no tengan miedo a pedir dinero. Es algo que pasa mucho y nos ha pasado a nosotros. Da miedo pedir y cuando empiezas a hablar de dinero ves que 20.000 euros, aunque es dinero, al final no da para tanto. Pide suficiente financiación, porque si tu no confías tanto en tu proyecto como para pedirla, nadie lo hará. Tú eres el que se la tiene que jugar. Lo primero que nos dijeron fue "no le pidáis dinero a un banco" y al final fue un banco el que nos acabó ayudando a dar el primer paso, que suele ser el momento más difícil. Al principio no quieres abrir tu proyecto a nadie, pero al final te tienes que abrir y arriesgar.