Barcelona no comparte turismo. Esa fue la idea principal en torno a la que giró el encuentro del Aula Internacional de Innovación Turística de Esade (AIIT) que tuvo lugar el viernes 12 de abril en ESADE Barcelona (Av. Pedralbes). Un encuentro co-organizado entre ESADE y la Fundació Jordi Comas Matamala y con la participación de marcas referentes como Montserrat, Baqueira o Costa Brava, y negocios como el restaurante con estrella Michelín Els Tinars o la bodega Celler Clos Mogador.

Según recoge en el diario El Periódico Josep-Francesc Valls, Catedrático y Profesor del Departamento de Dirección de Marketing de ESADE, líderes de empresas no asentadas en Barcelona criticaron la acaparación turística que lleva a cabo la capital. Argumentaron que Barcelona no permite que el resto de Cataluña se beneficie del turismo y que solo acude a la nación cuando la necesita, y apostaron porque la ciudad condal vea Cataluña como un ‘hinterland’ turístico o área de influencia.

sylwia-bartyzel-442-unsplash (1).jpg

Para ello, se planteó que Barcelona asuma la capitalidad de Cataluña, sea consciente de su poder tanto sobre sí misma como su influencia sobre su entorno, y “actúe en consecuencia”. Barcelona, valoraron, tiene una gran potencia de marca que permite abrir mercados y proyectar el país, pero no se está explotando todo cuanto se podría al no favorecer que otros puntos del territorio catalán se beneficien del turismo que llega a la capital: “en vez de trabajar para incrementar turistas en la capital, [es necesario] dimensionar el negocio turístico a nivel de toda Cataluña”, analiza Valls. Así, defendieron la gobernanza turística integrada, que coordine con eficiencia las instituciones y corporaciones públicas, las diputaciones y los patronatos de turismo, como ocurre en el modelo francés.

Por último, apostaron por un empresariado con visión de negocio más amplia que la de su pueblo. Valls recuerda como “en Seychelles, en Toscana o Provenza, referencias obligadas, los negocios locales, los internacionales, las corporaciones y las administraciones van al unísono para diseminar al máximo los turistas por todo el destino”. Es en ese camino en la misma dirección, considera Valls, la forma en la que se preserva el territorio y el patrimonio, y “en esa dimensión todos ganan mucho más”.


EL AULA INTERNACIONAL DE INNOVACIÓN TURÍSTICA

Es un fórum de empresas con vocación internacional, que se reúnen periódicamente con el fin de aprender e intercambiar experiencias en torno a la innovación para aplicarla en el interior de las empresas e impulsar la creación de nuevos desarrollos.

descarga.jpg

Las sesiones favorecen el networking y se convierte en un facilitador de las relaciones para desarrollar el espíritu innovador en las empresas turísticas. Se realizan entre 6 y 8 sesiones anuales, con unos setenta emprendedores turísticos asistentes, por término medio, a cada sesión. Las ponencias son de experiencias innovadoras relevantes, y tienen lugar talleres de discusión y aplicación de conocimientos, con una aportación de conclusiones alcanzadas.

Está dirigido al sector turístico y a otros sectores. En el sector turístico, se orienta a empresas del sector turístico estimuladas en conocer las tendencias y oportunidades innovadoras de este campo. En otros sectores, a empresas de cualquier otra área de actividad con interés en introducirse en el mercado turístico.