La historia de Bonachera y Audivert demuestra que no hay nada escrito. Miquel Àngel Bonachera y Sergi Audivert, fundadores y CEOs de AB Biotics y residentes de ESADECREAPOLIS, han conocido el fracaso de un proyecto un día, y facturado 12 millones de euros al siguiente, al entrar en la industria probiótica.

Sus inicios se remontan a 2004 cuando, desde un proyecto de la Universidad Autónoma de Barcelona, desarrollaron cultivos bacterianos para fermentar leche y queso y recuperar sabores tradicionales y autóctonos. Sin embargo, el mercado no estaba de su lado: “Casi nos arruinamos”, reconocen para Viaempresa. Descubrieron que el sector lácteo es muy tradicional, y que su idea innovadora suponía un desembolso que nadie quería asumir. El potencial de mercado, dicen, no se encontraba en los quesos, sino en ofrecer beneficios para la salud, con lo que recondujeron el proyecto a una vertiente más biomédica.

Así, en 2006 se orientaron al sector de los probióticos, tema del que “no se hablaba demasiado por aquel entonces”. Los probióticos son suplementos que contienen micro-organismos (bacterias y levaduras) que alteran la microflora intestinal y que aportan beneficios en la salud de las personas.

Fuente: AB Biotics

Fuente: AB Biotics

Fue un futuro cliente de los CEOs quien les comentó que en Japón se estaban dando unos primeros pasos en este campo, con lo que decidieron afrontar la parte biosanitaria y comenzar a desarrollar un probiótico para ellos.

Tras dos años de investigación, donde han recorrido bancos de cepas y realizado expediciones por el mundo buscando a sujetos óptimos para su investigación, en la actualidad comercializan productos propios, tienen más de 70 distribuidores de 35 mercados diferentes, en los cinco continentes. Han acabado convirtiéndose en una compañía referente en el sector de los probióticos y, ahora, además, de medicina de precisión. Cerraron el año 2018 con 12 millones de euros de facturación y más de 2 millones de euros de beneficios netos.

Medina de precisión que revoluciona el ámbito psiquiátrico

Fuente: AB Biotics

Fuente: AB Biotics

Aunque los probióticos suponen un 90% de su facturación, Bonachera y Audivert también tiene una línea de medicina de precisión a raíz de que en 2018 saltara al mundo una noticia sobre la muerte de pacientes enfermos tras el suministro por parte de una empresa Neozelandesa de probióticos de forma arriesgada. Ante el temor de que el mercado cayera, AB Biotics se acercó al mundo de la farmacogenética, conocida como la medicina de la precisión. Consiste en una rama que identifica el fármaco más adecuado para cada paciente según su entorno y genética. Así nació Neurofarmagen, un test que determina el medicamento más efectivo para personas con enfermedades psiquiátricas, ya que reduce las recaídas y mejora la vida de los pacientes.

AB Biotics calcula que el 87% de sus ventas se producen fuera de España: China, Estados Unidos, Latino América, Indonesia, Corea, Australia, Japón o Rúsia son solo algunos ejemplos.


Recupera la noticia completa en Viaempresa.

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS: