• La startup residente en ESADECREAPOLIS visitó Revolució 4.0 de Catalunya Radio

  • El equipo está compuesto por pilotos con más de 15 años de experiencia, y cuentan con una escuela donde formar pilotos de drones y operadores de cámara

  • Desarrollan parte de su tecnología en el FabLab de ESADECREAPOLIS

  • Se plantean ampliar su área de acción a campos como la agricultura, topografía o control de fronteras.

     

Han empezado en el sector del cine y la publicidad, pero con ellos no se aplica el dicho de ‘el cielo es el límite’. La startup Topshot, residente de ESADECREAPOLIS, acudió al programa Revolució 4.0 de Catalunya Radio para explicar cómo aspira a convertirse en el referente en filmación aérea profesional en cine y publicidad y cuáles son sus planes de futuro.

Foto TopShot-2.jpg

 “El mundo de los drones es un espacio con muchas oportunidades”, explica Gonzalo Martínez, CEO de Topshot. La startup nació en 2018 buscando aportar un valor diferencial al sector de los drones, un área “apasionante en un mercado en crecimiento, en un campo tecnológico, pero todavía con muchas áreas de incertidumbre”. Martínez se refiere a la democratización del sector que está ocurriendo a raíz de la consolidación legal -con la aplicación del último Real Decreto que desarrolla la regulación del espacio aéreo para los drones-. “Sigue siendo un sector muy restrictivo, pero la normativa está evolucionando; ahora hay cabida para nueva empresas”. El CEO explica que, aunque hay oportunidades a corto plazo en el área audiovisual, el futuro requerirá proyectos bien estructurados, dotados de recursos, un plan y un “know how” específico para cada área de actividad.

Es con esa ampliación del mercado cuando el valor diferencial lo marca el equipo: “para ofrecer un buen servicio hace falta un grupo potente”. Los miembros del Topshot proceden del mundo aeronáutico, mientras que lo común en el cine y la publicidad es expertos del sector audiovisual. “Contamos con un equipo profesional de pilotos de aviación con más de 15 años de experiencia en diversos campos: aviación comercial, aeromodelismo, radiocontrol…”. La experiencia y la vocación son para éste emprendedor el aspecto clave de su startup. Topshot además cuenta con una academia de pilotos de drones y operadores de cámara.

FUTURO AMBICIOSO

Bajo la premisa de que un buen negocio debe resolver problemas, Topshot confía en tener trabajo por delante porque “en tecnología y en especial el sector de los drones siempre hay retos que afrontar por estar en constante crecimiento”. Así, Topshot apuesta por el I+D desde el taller FABLAB de ESADECREAPOLIS, un centro de fabricación digital dotado de software de diseño y máquinas de impresión 3D.

La visión de la startup no está únicamente centrada en el cine y la publicidad, sino que el ven en área industrial muchas posibilidades: “a medida que la tecnología avanza, las oportunidades se vuelven más complejas.  Para poder llegar a tratar ámbitos como agricultura, topografía, fotogrametría o control fronteras hace falta una estructura grande”.

Para saber más, podéis recuperar la entrevista en este enlace.

 
Foto TopShot-3.jpg