La startup catalana Kiasu ha sido seleccionada por el Gobierno de Aguascalientes (México) para implementar un prueba piloto de su tecnología con 100 niños de una escuela de la regió. El objetivo es proporcionar más seguridad a los alumnos en su camino diario al colegio y una mayor tranquilidad a los padres. Esto se consigue mediante un etiqueta electrónica que se pega a la ropa y avisa automáticamente a los padres con un mensaje en el móvil, cuando los niños llegan al colegio. La prueba piloto, que se acabará en verano, se enmarca en la colaboración con un distribuidor mexicano a través de un programa de cooperación internacional de la Secretaria de Desarrollo Económico y el Centro de Competitividad e Innovación de Aguascalientes. 

Kiasu, fundado por 4 emprendedores en Barcelona en 2014, fue una de las empresas finalistas de la quinta edición del Programa Empenta, un programa de aceleración de startups de base tecnológica impulsado por ESADECREAPOLIS, ACCIÓ y ESADE.

La startup ha diseñado y desarrollado estas etiquetas electrónicas para que sean flexibles, impermeables y con una batería que dura un año. Está conectada a una aplicación que los padres deben instalar en su teléfono móvil y funciona con tecnología bluetooth. De esta forma permite geolocalizar la etiqueta y alertar a los padres si el niño sale del perímetro de seguridad establecido. 

Según el cofundador de Kiasu, Enric Arumí, "cuando empezamos nos decían que nuestra idea era utópica, pero ara vemos que el producto está hecho, funciona y despierta interés". La idea para crear el producto surgió al conocer los datos de niños que se perdían por unos minutos en las playas. Los emprendedores observaron que ya había un dispositivo en el mercado que permitía geolocalizarlos pero mediante brazaletes, relojes o wearables. Pero desde KIASU creen que "es la ropa la que tiene que estar conectada, siempre a punto, sin estar pendiente de cargar la batería".