¿CÓMO PUEDE INNOVAR TU EMPRESA A TRAVÉS DE STARTUPS?


By Montse Rodríguez

El pasado 26 de mayo ESADECREAPOLIS organizó una nueva sesión de IBPE – Innovation Best Practices Exchange – en torno al área de Corporate Venturing para tratar de enmarcar las claves y posibles modelos de colaboración con Startups como una palanca más de innovación corporativa. Al encuentro asistieron empresas como SEAT, Grupo Planeta, DKV y Caja Ingenieros.

El próximo 30 de junio, ESADECREAPOLIS reunirá a multitud de empresas en una nueva conferencia: “Cómo colaborar con Startups y no morir en el intento” donde veremos casos reales de grandes corporaciones como OgilvyOne y Agbar, que han impulsado sus propios programas de aceleración de startups.

 

La innovación se ha convertido en el elemento imprescindible de toda organización para mantener su competitividad en los mercados. Es significativo remarcar que cuando hablamos de innovación no siempre implica desarrollo de nuevas tecnologías sino también a la aparición de nuevos modelos de negocio que demandan los usuarios.  

Esta presión latente por innovar a causa de la reducción del ciclo de vida de los productos o la creciente aparición de empresas de nueva creación con innovaciones disruptivas - entre otras razones - obliga en cierto modo a que las grandes corporaciones busquen fuentes de innovación a través de agentes externos. 

Una alternativa muy atractiva para desarrollar innovación y encontrar nuevas oportunidades que generen disrupción en los mercados es a través de la colaboración con Startups. ¿Por qué? El Corporate Venturing ayuda a las organizaciones a ampliar la exploración de nuevas tecnologías, identificar nuevos partners de valor, aumentar su pipeline de oportunidades y adquisiciones, diversificar y atraer cierta cultura emprendedora a la corporación.

Además, la colaboración con Startups permite a las corporaciones mitigar las desventajas que posee una gran empresa: la poca flexibilidad, acceso más lento a innovación, dificultad por utilizar metodologías lean y elevada aversión al riesgo. Por el contrario, las Startups poseen características idóneas para innovar que las grandes corporaciones no tienen: agilidad, velocidad, talento, menor aversión al riesgo y ambición por crecer rápido.  La unión de ambos mundos (Corporaciones y Startups) conforman una excelente palanca para llevar a cabo innovaciones disruptivas ya que las grandes organizaciones poseen recursos, mejores sistemas de escalabilidad, reputación y reconocimiento, base de clientes y procesos eficientes.

Desde el punto de vista del emprendedor, colaborar con una corporación tiene grandes ventajas ya que puede tener acceso a su capital, obtener gran número de insights del mercado y validar su producto o servicio, incrementar su credibilidad y su valor paralelamente y acceder a expertos con conocimientos más transversales que acelerarán su crecimiento como empresa. Pero al mismo tiempo puede afectar a su actividad en cuanto a la limitación de libertad a través de peticiones de exclusividad, decisiones de la corporate como administrador que pueden contradecir los objetivos marcados por la Startup en un inicio o incluso que la corporación se adueñe de sus ideas/PI. 

 

 

¿Qué opciones tienen las corporaciones si quieren colaborar con Startups? 

Antes de iniciar un proceso de colaboración con Startups la corporación deberá 1) ser capaz de identificar, trabajar y monitorizar un gran número de Startups; 2) Decidir porqué lo hacemos y qué queremos conseguir; y finalmente 3) Definir una buena propuesta de valor hacia ellas, cómo les aportamos valor en comparación a empresas de Venture Capital, otras incubadoras o aceleradoras independientes y otras corporaciones.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que no existe un modelo estándar y apropiado para todas las corporaciones. Cada caso deberá ser adaptado a las necesidades particulares de la organización según sus objetivos y recursos.  

Según un estudio presentado por la Berkeley University de California y desarrollado por el padre de la Innovación Abierta Henry Chesbrough, los mecanismos de Corporate Venturing más utilizados por las organizaciones se basan en Venture Capital, Incubaciones Corporativas, Alianzas Estratégicas o Join Ventures junto con Startups.

 

- Corporate Venture Capital: consiste en la adquisición de participaciones de Startups con tal de financiar su actividad. Permite a las corporaciones diversificar, mantener cerca aquellas Startups con potencial y en fase de crecimiento que pueden o no afectar su mercado y obtener rentabilidad en caso de tener éxito. Ejemplos: Google Ventures, Unilever Ventures.

- Corporate Incubation (Inside-Out): este modelo se basa en intrapreneurship. Muchas ideas prometedoras surgen dentro de la misma organización, pero es posible que no estén alineadas con nuestro core business o modelo de negocio. En estos casos, se puede optar por crear una spin-off, donde el equipo pueda trabajar en un entorno “emprendedor” e independiente accediendo a los recursos de la gran corporación.  Ejemplo: Bosch Startup.      

- Outside-in Startup Programs:  Se trata de programas que tienen como objetivo atraer Startups que puedan resolver una problemática concreta, de ámbitos transversales (ej. IoT) o de un sector específico mediante una call. Estas Startups son incubadas o aceleradas – normalmente en un espacio físico - durante un periodo de tiempo determinado y reciben mentoring y otros servicios por parte de la corporación.    Ejemplo: Intel Accelerator, Siemens TTB.

- Inside-Out Platforms Startups: cuando una corporación basa su negocio en una plataforma y puede conseguir rentabilidad de todas las innovaciones que se venden o pueden hacer uso de ella.  En este caso, la colaboración se basa en incubar o acelerar aquellas Startups que finalmente accederán al mercado a través de su plataforma o comprarán sus servicios. Ejemplo: Apple Store con las Apps, PayPal Startup BluePrint, SAP Startup Focus.

 

 

En los primeros dos modelos la corporate suele adquirir cierto equity de la Startup.  En estos casos, al obtener capacidad de decisión sobre ell

a existe el riesgo de contagiar la cultura de la gran corporación y no dejar a la Startup crecer como ella quiere. Una manera de solucionarlo es aceptar estar en los consejos de administración con tal de poder realizar seguimiento, pero renunciar a la opción a voto. 

En todos los casos, es muy relevante redactar un acuerdo antes de iniciar la colaboración con el objetivo de reducir posibles contingencias y conocer de forma clara los derechos y obligaciones de cada una de las partes. Algunos de los puntos que generan mayor conflicto son los acuerdos sobre exclusividad que algunas corporaciones piden a las Startups. Sobre este punto, los expertos recomiendan no incluir está petición en los acuerdos porque limita el crecimiento de la Startup y comentan contrarrestarlo mediante la construcción de una buena relación entre las dos empresas a lo largo del tiempo.  

 

Para acabar, remarcar dos puntos:

  • El Corporate Venturing es una herramienta más de innovación, pero no implica que las empresas deban abordar todos sus retos de innovación de la misma manera. Las corporaciones deberán decidir qué proyectos son desarrollados de forma interna y cuáles con ayuda de Startups, con proveedores, clientes y otros agentes externos.  
  •  La colaboración con Startups es una práctica que apareció en los años 60 a raíz del concepto de Venture Capital, pero está evolucionando hacia modelos de colaboración mucho más activos, ágiles y cercanos los cuales continuarán progresando, lo que demuestra que no se trata de un fenómeno temporal, sino que perdurará en el tiempo cómo motor de innovaciones disruptivas.

 

Autora:
Montse Rodríguez
Innovation & Development

montserrat.rodriguez@esadecreapolis.com