Allergychef, alérgicos a las intolerancias


Allergychef es una de las 20 startups que ha sido seleccionada para la V Edición de EMPENTA en el itinerario de Innovative Solutions. Los fundadores, Marina Saurí y Alfons Costas, han desarrollado una plataforma de reserva y formación online de restaurantes sobre protocolos de cocina para intolerantes y alérgicos alimentarios.

EMPENTA 2015 es el programa de aceleración de startups innovadoras y de base tecnológica organizado por ESADECREAPOLIS con el apoyo de ACCIÓ, Catalunya Emprèn y ESADE.

Que es Allergychef?

Allergychef es una plataforma de reservas online en restaurantes formados para atender a alérgicos e intolerantes alimentarios. El valor añadido de nuestra plataforma recae en la formación a los restaurantes. Es decir, tanto los alérgicos como los intolerantes alimentarios son un colectivo que, como clientes, necesitan un trato especial en la manipulación de sus alimentos y, por tanto, el restaurante debe seguir una serie de protocolos. Nosotros formamos a los restaurantes y, posteriormente, los publicamos en nuestra plataforma de reservas.

 

Es decir, ¿cambian la carta para que puedan añadir platos aptos para alérgicos?

No, nosotros ayudamos a que el restaurante se adapte, no a que cambie. Al final no se trata de crear restaurantes solo para alérgicos/intolerantes sino más bien de adaptar la carta para que también pueda acoger clientes con estas necesidades. 

A través de nuestra plataforma puedes reservar mesa en el restaurante que elijas y nosotros avisamos directamente al chef para que esté informado y preparado para atenderte. De esta manera, te pueden adaptar el mayor número de platos.

 

¿Podías poner un ejemplo?

Sí, por ejemplo un caso complicado: no todos saben que hay algunos quesos que llevan huevo. Nuestro trabajo es instruir a los cocineros y al personal del restaurante sobre aquellos alimentos que puedan contener ingredientes sensibles y dar alternativas para cocinar el mismo plato sin ellos. 

 

¿Esta formación la dais vosotros? 

Todos los contenidos de la formación están hechos por la sociedad médica de alergología SCAIC. Como necesitábamos expertos dentro del proyecto, buscamos los mejores y firmamos un acuerdo con ellos en el que no solo avalan la plataforma sino que instruyen los contenidos de formación para los restaurantes. 

 

¿Cuál es el proceso de un restaurante para entrar en vuestra plataforma?

Tenemos una base de datos de los restaurantes de la ciudad. La base de datos se trabaja para ver qué restaurantes podrían ser más o menos adaptables, cuales ya están haciendo alguna cosa y a partir de aquí se les va visitando. En las visitas se les explica en qué consiste la formación y los servicios de la plataforma y, una vez aceptan formar parte, empieza todo el proceso de formación.

En función de como sea el restaurante, tenemos dos formas de instruir: una parte de formación online y otra presencial. En función del perfil de restaurante se diseñan cuáles son las mejores opciones para adaptar sus platos.

 

¿Dónde están ubicados los restaurantes de vuestra plataforma?

Tenemos 75 restaurantes en nuestra plataforma y 17 en formación.

La mayoría son de Barcelona y tenemos un par de restaurantes en Castelldefels y Masnou. Precisamente lo que queríamos era concentrarnos en una zona geográfica dónde realizar las diferentes pruebas para testear nuestro modelo de negocio, formaciones, clientes... y hasta no haberlo rodado, no movernos.

 

¿Cómo y cuándo surge la idea?

Como equipo resolvemos un problema real que sufrimos directa o indirectamente el 90-95% de todos los trabajadores o socios de Allergychef. 

La idea vino de Marina, ella tiene 16 alimentos que no pueden comer ya que puede sufrir una reacción anafiláctica. Según que ingrediente ingiere, de no hacer nada, es potencialmente mortal. Vimos que Marina tenía muchos problemas para poder comer fuera de casa. 

El problema no solo reside en la cocina, cuando en un restaurante comentas tu intolerancia al camarero o a la persona responsable del restaurante, es muy importante que esa persona tenga una formación previa para conocer como deber atender al comensal.

A día de hoy las alergias o intolerancias alimentarias no tienen cura. Todo se basa en la prevención. 

 

¿Por qué creéis que es innovador vuestro proyecto?

Porque soluciona un problema no resuelto. Es un problema real que sufren muchas personas y los crecimientos son alarmantes.

 

¿En qué fase estáis?

Nos hemos dividido por fases y ya hemos acabado la primera. El proyecto ya está listo para poder escalar. 

Hace dos años arrancamos el proyecto ofreciendo la posibilidad de realizar reservas desde nuestra web. Salimos con pocos restaurantes para ver si el tema formativo funcionaba, si los restaurantes estaban receptivos y, a partir de aquí, se han ido encajando todos los temas contractuales, la manera de captar los restaurantes, hacerlo atractivo, aumentar el número de usuarios, etc.

 

¿Qué creéis que es lo que más ha valorado el jurado de empenta para entrar?

Básicamente solucionar un problema real con el punto que tiene de integración social. 

Si hoy ya es difícil encontrar en tu ciudad un restaurante que tengan en cuenta tus alergias, imagínate cuando quieres viajar (idioma, cultura,...). Nuestra visión es poder integrar este colectivo y ayudarlos a hacer vida normal con los suyos, comiendo fuera de casa.

 

¿Vuestro objetivo es escalarlo?

Si, a nivel mundial. Durante este año nos gustaría establecernos en Madrid, después sería continuar por España y a partir de aquí a ciudades europeas muy concretas.

Las alergias e intolerancias no se desarrollan en todo el mundo, sino solamente en países desarrollados. Sobre África desconocemos el mercado que tiene, además las alergias van muy marcadas por la dieta del país. Por ejemplo, en toda la zona mediterránea hay muchos multialérgicos por el tipo de dieta mediterránea. 

El ejemplo más claro es que donde hay más alérgicos al marisco en España es en Galicia. A partir de aquí, escalado a otro continente en Asia todo el tema de la soja es muy fuerte, en EE.UU., el cacahuete y los frutos secos. Lo que si tenemos claro es que nuestro horizonte es Europa en un año y medio.

 

¿Qué esperáis del programa EMPENTA?

Una de las cosas que para nosotros es muy importante es el crecimiento de nuestro equipo. Cuánto más crezcan las personas que trabajan en Allergychef, más podrá crecer el proyecto. 

EMPENTA da formación y coaching muy especializado a cada negocio a través de sus mentores y eso para nosotros es la parte más importante.

 

¿Qué expectativas tenéis del futuro?

Seguir creciendo y que cada vez hayan más intolerantes y alérgicos que nos conozcan y que dejen “la ensalada y la carne a la plancha”.

 

¿El hecho de participar en EMPENTA, os ha hecho cambiar los objetivos?

Los objetivos no pero si a mejorar procesos internos y, sobretodo, el hecho de conocer los perfiles que integran al equipo, detectarlos y saber motivarlos. El sector restaurantes es un sector duro, poco tecnológico, entonces se genera mucho desgaste interno. El ir cargando las pilas, y conocer cómo hacerlo nos ha ayudado mucho.

 

¿Cuál ha sido el mayor reto al que os habéis enfrentado hasta ahora?

Reunir la gente que queríamos que estuviera dentro del proyecto. Ni Marina ni yo veníamos del sector de la restauración, sí como afectados pero no desde el punto de vista de negocio. 

A todos los que hemos involucrado desde el principio ha sido un llamar a la puerta y explicar el proyecto desde cero. Involucrar una sociedad médica en un proyecto como éste no es normal. Suerte que la gente de la SCAIC tiene una forma de pensar abierta y con ganas de lograr resultados para sus afectados.

Contar con ellos nos ha ayudado.

 

¿Qué es vuestra valoración del programa EMPENTA?

De momento es muy positiva es muy práctico. La gracia de una start-up es que tienes un banco de pruebas con una agilidad muy rápida. Eso quiere decir que si tu el lunes aprendes algo, mañana ya lo puedes implementar y el lunes siguiente puedes ver los resultados. Eso te da una alta capacidad de aprendizaje entre el aula y lo que pones en práctica. 

También lo valoramos por el momento en que nos cogen. Las temáticas de EMPENTA son muy adecuadas para el stage en el que estamos. 

 

¿Un consejo para cualquier emprendedor?

No soy amigo de los consejos y menos soy la persona adecuada para darlos. Para mí la formación es inversión no gasto.