Cómo desarrollar una buena estrategia de innovación


ESADECREAPOLIS acogió el pasado 7 de abril una nueva sesión de Innovation Best Practices Exchange (IBPE) in Innovation Management sobre cómo integrar la innovación en los procesos estratégicos de las empresas.  Paralelamente se están celebrando sesiones de IBPE en Business Sustainability y Corporate Venturing.   

En esta ocasión, contamos con una introducción teórica a manos de Mª José Parada, Profesora del Departamento de Dirección General y Estrategia de ESADE Business School. Según Mª José, “la estrategia general de una compañía debe indicar hacia donde se dirige intentando responder: ¿Cómo podemos ser mejor que la competencia y que hacemos para que el cliente nos valore?”, para ello, es imprescindible innovar y alcanzar una ventaja competitiva que les diferencie.

Realizar un buen análisis interno, identificar las necesidades del mercado y comunicar transversalmente hacia donde va la compañía son elementos clave a la hora de alinear la estrategia general con la estrategia de innovación. 

Mª José también mencionó la importancia de combinar innovación incremental y radical, “una empresa no puede basar siempre su pipeline de innovación en innovaciones incrementales sino que es necesario ir introduciendo alguna innovación disruptiva si quiere sobrevivir”. Al mismo tiempo, la ponente lanzó la siguiente reflexión: ¿Es mejor asumir el papel de “First Mover” o ser “Quick Follower”? Las empresas deben ser conscientes que en muchos casos el primer innovador asume grandes riesgos y el consumo de recursos en mercados donde el ciclo de vida de los productos es cada vez más corto.

La profesora recomendó aplicar algunos modelos y herramientas que se utilizan en estrategia general para decidir y trabajar la estrategia de innovación. Entre ellas, cabe destacar“las 5 fuerzas de Porter”, “DAFO” o el “Strategy Map”.

La segunda parte de la sesión fue liderada por Elisabet Juan, Directora de Innovación y Emprendeduria de ESADECREAPOLIS, y abordó en más profundidad el concepto de estrategia de innovación y cómo ejecutarla.

Elisabet destacó que no existe una formula universal a la hora de decidir una estrategia de innovación, pero sí remarcó la importancia de definir prioridades de innovación de la compañía, disponer de un sistema para detectar y abordar nuevas oportunidades y poseer una organización con una cultura innovadora. Según Elisabet “para innovar es necesario poseer una organización “ambidiestra”, que por un lado, sea capaz de mejorar los objetivos actuales y por otro pueda generar nuevas vías de crecimiento.”

En linea con lo anterior, la organización debe definir aquello que quiere conseguir a través de la innovación. Elisabet presentó algunas reflexiones a considerar según las características del sector en el que operan las empresas:

 

  • Las estrategias de innovación que se planteen en sectores estables serán más permanentes que en sectores dinámicos.
  • En la mayoría de los sectores las tres primeras empresas tienen el 60% o más de los beneficios. Por tanto, un objetivo claro de la innovación tiene que ser mantener o alcanzar esta posición competitiva.
  • Si además el sector está en cambio, por un disruptor, por cambios en tecnología, consumidor, factores macroeconómicos, fusiones y adquisiciones,  etc. tendremos que variar las estrategias de innovación y salirnos de nuestra zona de confort.
  • Las posibilidades de éxito son mayores en proyectos de innovación incremental. 

Respecto al cómo desarrollar la innovación o el estilo que debe tener, se remarcaron los hallazgos del estudio “How Top Innovators Keep Winning” el cual muestra distintos perfiles de innovación independientemente del sector y muestra qué capacidades deben ser desarrolladas por una empresa si quiere abordar un tipo de estrategia de innovación concreta.

Finalmente se cerró la sesión con algunas conclusiones:

  • A la hora de innovar es clave que la comunicación sea transversal y que toda la organización tenga la oportunidad de participar en proyectos de innovación. 
  • Una característica fundamental para desarrollar innovación es el liderazgo, tanto desde la dirección, para que el resto de la compañía conozca que la innovación es un valor instrínseco, como también en aquellos que lideran proyectos de innovación. Está demostrado que los resultados de un proyecto se verán condicionados al tipo de liderazgo recibido.   
  • Para tener una organización de innovación adecuada es fundamental ir más allá de los tópicos y diseñar una organización que refleje los retos estratégicos de la empresa.