Luis Falcón, CEO en InAtlas, durante su ponencia en AIIT Big Data, Analytics y Geolocalización

Luis Falcón, CEO en InAtlas, durante su ponencia en AIIT Big Data, Analytics y Geolocalización

inAtlas es una empresa tecnológica que comercializa aplicaciones que combinan Big Data con location analytics, es decir, grandes cantidades de datos geolocalizados. Fundada por Luis Falcón y Silvia Banchini, arquitectos urbanistas de formación, inAtlas ofrece soluciones online basadas en la ubicación con el objetivo de dar apoyo a los negocios que quieran aumentar su competitividad y sus posibilidades de negocio. 

Los datos por sí solos no aportan valor, lo importante es el criterio y el uso que se les da, el caso de uso
— Luis Falcón, CEO InAtlas

Además, inAtlas dispone de un acuerdo de colaboración con Informa D&B, que permite ofrecer información más actualizada y rigurosa. Informa D&B cuenta con la base de datos de información comercial y financiera más fiable de empresas españolas. Una base de datos revisada continuamente por 200 técnicos que realizan más de 150.000 actualizaciones diarias. Informa D&B cuenta con datos de 6.7 millones de agentes económicos españoles, 3.5 millones de empresas y autónomos activos, más de 13 millones de balances empresariales y más de 2.5 millones de vinculaciones empresariales que permiten encontrar potenciales clientes, así como gestionar de forma ágil clientes y proveedores. 

 ¿Cómo surge la idea de inAtlas?

Mi socia Silvia y yo somos urbanistas y nos hemos dedicado a la planificación estratégica de ciudades turísticas, y con ello nos especializamos en el uso de sistemas de información geográfica. Hace 6 años, aproximadamente, nos dimos cuenta que el 50% de los presupuestos de nuestros proyectos se lo llevaba el modelo de datos. Por eso decidimos crear y comercializar un modelo de datos para toda España, para atender así una demanda creciente antes de que el Big Data existiera como tal. 

¿Qué información se puede obtener?

Por ejemplo, si quieres localizar una empresa en un lugar determinado, puedes saber cuánto están facturando las empresas de tu mismo sector alrededor. También puedes calcular el ROI o tu plan de negocio de una forma muy fehaciente, puedes saber cuáles son tus competidores reales, cuáles van a quebrar y cuáles no a medio plazo. En definitiva, puedes hacer una prospección comercial en cinco minutos. inAtlas te permite hacer una segmentación de empresas de tu mismo sector, que facturen más de x millones de euros, que estén localizadas a 10 minutos andando de tu punto de venta y puedes descargar, a tiempo real, esa base de datos e implementar una  campaña de telemarketing o marketing directo, entre muchas otras cosas.

¿Resultado complicado gestionar y entender estos datos para las empresas?

No, el gestionar datos es simplemente una cuestión de orden y de tecnología, pero hay que diferenciar las empresas que gestionan grandes volúmenes de datos y las empresas que consumen los productos que éstas generan. Las que gestionan, además de los datos, sólo requieren tecnología (capacidad y tipo de servidores) y capital humano que sepa organizar y analizar grandes volúmenes de datos. La lógica que hay detrás es pura matemática. Yo no creo que ese sea el gran problema. El gran reto es, desde el punto empresarial, cómo monetizas esa inversión. Es decir, si tú estás gestionando una gran cantidad de datos y estás invirtiendo dinero en programadores, en Data Scientists, en unos servidores, en comprar datos, en gestionarlos… ¿Por cuánto dinero lo vendes? Esta es una de las grandes preguntas para las empresas que gestionan Big Data. La segunda es, ¿cómo aportar valor a partir de estos datos? Los datos por sí solos no aportan valor, lo importante es el criterio y el uso que se les da, el caso de uso. Los datos no son más que una commodity, la clave reside en quién los analiza y qué extrae de ellos. La automatización de estos procesos sobre grandes volúmenes de datos podríamos llamarlo Big Data.

Para el usuario final, la empresa como cliente, la usabilidad de las nuevas herramientas tecnológicas permite analizar datos sin depender de un programador o de un analista. Puedes pilotar cualquier software con mucha facilidad, porque lo que subyace en ellos es, principalmente, hacer sencilla y rápida la toma las decisiones. Para obtener valor de grandes cantidades de datos es importante obtener una solución de acción, un cuadro de mandos para analizar los datos que manejas. Tecnológicamente es fácil, lo importante es que esa tecnología resuelva de forma sencilla la necesidad concreta de cada modelo de negocio y que ésta funcione.

El coste de todo esto para la empresa consumidora ya no es lo más importante, todo depende del beneficio que vaya a repercutir en tu empresa. Las empresas necesitan inteligencia. Pero en España es muy complicado, debido a que el tejido empresarial español es de un tamaño muy pequeño. El 92% de las empresas son pequeñas y medianas, menos de 250 trabajadores, que facturan menos de 10 millones de euros. No es complicado que la tecnología ayude, que, sin duda, les podría ayudar, sino que de las cuatro personas que trabajan en la empresa, una piense en tecnología en su día a día. La evangelización del valor que aportan los datos es muy importante.

¿Qué ventajas ofrece el Big Data al sector del turismo en concreto?

Los turistas toman hoy las decisiones por precio y por reputación. Esas son los dos grandes variables actuales. El medio ambiente y las sostenibilidad son valores en alza, pero no forman parte de más de un 1% de la decisión final. El precio es muy sensible, por tanto, las soluciones tecnológicas sobre pricing (Revenue Management), principalmente para el sector hotelero, son de enorme importancia. Por otro lado, las soluciones que permiten gestionar la reputación online, con la viralización de las redes sociales y el valor de la opinión dejada por los turistas en las webs especializadas, es también capital. Esas son las tecnologías que yo veo activas hoy en día en Big Data para turismo, y las más rentables a corto plazo para el sector.

El turismo global crece un 4% anual desde hace 50 años. El turista por naturaleza, y por definición, se mueve, tiene un móvil. Todo el mundo lo tiene. El turista se mueve de un lugar a otro y, por tanto, está territorializado. El número de negocios que está tocando es enorme, y el reguero de informaciónque deja también: la compra online del billete de avión, la elección del destino, la consulta de blogs, las redes sociales, la reserva del alojamiento…La experiencia del viaje tiene lugar en un tiempo de ocio, la cual siempre ha llevado aparejada el placer de contarlo. Hoy, si lo haces a tiempo real, mejor. El valor de la información digitalizada que los turistas, las personas, dejan actualmente en múltiples plataformas es incalculable.

¿Cómo puede ayudar a cambiar y gestionar el modelo turístico de la ciudad de Barcelona?

Yo no creo que los datos, sean grandes o pequeños, ni siquiera su gestión, vayan a cambiar el modelo turístico de la ciudad. Por otro lado, a la velocidad que se mueven hoy las ciudades, creo que es un error pensar que pueda haber un modelo concreto de ciudad. Lo que debe haber es un modelo de gestión de un proceso que siempre estará en continuo movimiento. El modelo de gestión de ese proceso, y el turismo es sólo una parte de él, se define desde la política, entendida como la gestión de la polis. Lo que sí pueden hacer los datos es aportar información detallada de esos procesos, que tienen lugar en la ciudad. Algunos más lentos, y otros tan veloces y dinámicos como el fenómeno de las viviendas vacacionales. Lo importante, de nuevo, son las personas que analizan los datos. Si hay algo innegable es que Barcelona siempre ha tenido buenos técnicos que piensen la ciudad. La gente que está haciendo el plan estratégico de turismo de Barcelona me merece un enorme respeto. Además de estar gestionando un volumen importante y cualitativo de información, están liderando un amplio proceso participativo, que incluye a todos los agentes de la ciudad y que tiene creo un fin último, construir criterio. Las ciudades ya no se diseñan, sólo da tiempo a gestionarlas.