“Una de las técnicas que hemos desarrollado es conseguir que el usuario sienta que ese cuerpo virtual es suyo”


Neurotransvirtual es una de las 20 empresas que ha sido seleccionada para la V Edición de EMPENTA en el itinerario de Disruptive Technologies, que empezó la semana pasada. La start-up, liderada por Mario Garcés, comercializa productos de realidad virtual y embodiment para la rehabilitación neurológica y psicológica, desarrollados gracias a 25 años de investigación en laboratorios.

EMPENTA 2015 es el programa de aceleración de start-ups innovadoras y de base tecnológica organizado per ESADECREAPOLIS impulsado por ACCIÓ, y con el apoyo de Catalunya Emprèn y ESADE.

Parte del equipo de Neurotransvirtual en la recogida del premio The App Date Awards. De izq. a derecha: Mario Garcés, Mavi Sánchez-Vives, Rodrigo Pizarro y Bernhard Spanlang.

Parte del equipo de Neurotransvirtual en la recogida del premio The App Date Awards. De izq. a derecha: Mario Garcés, Mavi Sánchez-Vives, Rodrigo Pizarro y Bernhard Spanlang.

 ¿Qué es Neurotransvirtual? ¿En qué consiste?

Es una compañía de base tecnológica, que nace de tres instituciones públicas, la Universidad de Barcelona (UB), el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) e ICREA. Estas tres instituciones tienen dos laboratorios que se dedican a la investigación en realidad virtual desde hace un montón de años.

Como vehículo para llevar al mercado esos desarrollos se crea Neurotransvirtual como empresa con un objetivo comercial. Es el vehículo conductor de las investigaciones y los avances científicos a producto aplicado y llevado a problemas concretos en el mercado. Neurotransvirtual canaliza los distintos avances y los unifica dentro de una plataforma tecnológica, creando un software de realidad virtual para abordar una serie de problemas concretos. Ahora estamos tratando la rehabilitación neurológica, para gente que ha sufrido un ictus, un derrame cerebral o cualquier tipo de desorden neurológico, sobre todo relacionado con la capacidad motora. Y luego la rehabilitación psicológica, trabajamos con la Generalitat, con maltratadores de género.

Somos el camino ineludible cuando quieres divulgar y convertir en algo tangible lo que has estado haciendo dentro de un laboratorio

 ¿Cómo y cuándo surgió la idea?

Surge porque es una necesidad, los laboratorios de investigación no conocen los protocolos y la mecánica para llevar al mercado comercial sus investigaciones. Entonces, ellos no pueden sacar al mercado sus desarrollos si no es a través de una entidad que tenga una especialización y una habilitación específica para llevarlo al mercado. Neurotransvirtual es el camino ineludible cuando quieres divulgar y convertir en algo tangible todo lo que has estado haciendo dentro de un laboratorio, que sino solo sería ejercicio académico.

 ¿Quiénes integran el equipo?

Ahora mismo en los laboratorios son aproximadamente unas treinta personas y en la empresa somos tres. Según vayamos trasladando la parte técnica a la empresa se va a ir descargando de los laboratorios, al final vamos construir una estructura por departamentos o áreas. Aunque la investigación básica va a seguir en los laboratorios, ligado al ámbito público, a la UB, a IDIBAPS e ICREA, habrá una investigación aplicada y técnica dentro de la empresa. Y la parte comercial, por supuesto.

 ¿La investigación la hace una empresa pública y la comercializa una empresa privada?

Sí, pero es una empresa participada por las instituciones públicas,  una empresa mixta. Está formada por la Generalitat, a través de ICREA, IDIBAPS y la UB.

 ¿Por qué Neurotransvirtual es un proyecto innovador?

Porque los laboratorios son punteros en los temas de investigación de realidad virtual. Hasta hace muy poco tiempo la realidad virtual simplemente se manejaba en el ámbito académico, porque los equipos eran muy caros y necesitaban inversiones muy elevadas. Eso, desde hace dos años ha cambiado, el coste ha bajado a una centésima parte. Esto ha hecho que de pronto el mercado técnico explote. Hoy en día, quien más quien menos tiene acceso a un dispositivo de realidad virtual pero no hay contenido. En cambio nosotros somos punteros porque algunos de nuestros investigadores, como Mel Slater y Mavi Sanchez Vives, llevan 25 años haciendo investigación en realidad virtual. Ahora, que es cuando se abre el mercado global, no todo el mundo tiene la experiencia que nosotros tenemos en el desarrollo de contenidos de realidad virtual, principalmente relacionados con el ámbito médico y de rehabilitación neurológica y psicológica.

 ¿Cómo puede ayudar la realidad virtual comparada con los métodos tradicionales a resolver estos problemas?

Hay un concepto que se llama embodiment, en que un usuario de un entorno de realidad virtual está viendo un cuerpo virtual dentro de ese entorno, con manos, piernas… Entonces, una de las técnicas que nosotros hemos desarrollado es como conseguir que el usuario sienta que ese cuerpo virtual es suyo. Una vez tu consigues que la persona se sienta que ese es su cuerpo, el cerebro empieza a interpretar que lo que le pasa a ese cuerpo le está pasando a él. Y a partir de ahí puedes poner en marcha una serie de acciones dentro de ese entorno virtual que desarrollen lo que es la plasticidad sináptica, para recuperación de lesiones neurológicas, hasta el desarrollo de la empatía con personajes que aparecen dentro de ese entorno virtual. Utilizando este proceso puedes conseguir que las respuestas a esa interacción sean mucho más intensas.

 ¿Cómo lo utilizáis con los maltratadores?

Fomentamos la empatía. Lo que hacemos es que un maltratador experimente en primera persona una situación de maltrato en la que él es la víctima. A partir de ésta experiencia se espera que se desarrollen, no solo con la experiencia, sino también trabajando esa experiencia en grupo, capacidades de empatía que previamente no se habían planteado.

 ¿Qué creéis que se ha valorado más de este proyecto para entrar en el Programa Empenta?

El nuestro es un ámbito muy puntero y nosotros somos número uno en desarrollo tecnológico y científico. Con lo cual entiendo que encajamos muy bien dado el contexto de auge de realidad virtual. Además, tampoco hay muchas empresas dedicadas a esto y muchas menos que tengan base tecnológica.

 ¿En qué fase está Neurotransvirtual ahora mismo?

En captación de fondos. A nivel de fondos es fase semilla, pero a nivel tecnológico estamos reteniendo los caballos, porque tenemos la tecnología lista, tenemos los productos listos y se están aplicando, pero no tenemos la estructura para lanzarlo al canal comercial. 

 ¿Qué esperáis del Programa Empenta?

Los impulsores del proyecto somos todos séniores dentro de nuestro ámbito. Entonces tenemos ya muy avanzado el plan de negocio y el modelo de empresa. Pero hay dos facetas que no tenemos resueltas en este momento, hay una falta de experiencia en internacionalización, por eso esperamos apoyo para hacer un plan de internacionalización rápido y eficaz, porque es estratégico dentro de nuestro sector. Y luego la parte económico-financiera, estamos buscando inversión para que esto arranque lo antes posible. Y conseguir que esa inversión nos permita ganar tiempo, porque en el sector de la realidad virtual lo que tenemos es fecha de caducidad, porque cada vez van a entrar más actores a ese terreno y cuanto más tardemos a hacernos un nombre, más competidores vamos a tener. Estos son nuestros dos enfoques estratégicos, internacionalización y capacidad financiera para arrancar.

Debemos conseguir una inversión que nos permita ganar tiempo, porque en el sector de la realidad virtual lo que tenemos es fecha de caducidad

 ¿Cuáles son vuestras expectativas y objetivos de futuro?

La capacidad financiera nos tiene que poder permitir abrir mercado a nivel nacional. Ya estamos empezando con la Generalitat, varios hospitales de Barcelona, como el Clínic, el Hospital de Terrassa y el Hospital de la Esperanza son clientes nuestros. Y a partir de que empecemos a trabajar en el mercado nacional queremos ya rápidamente abrirnos al mercado internacional, por lo estratégico que es a la hora de extendernos dentro del sector.

 ¿En estos hospitales catalanes, se está probando como prueba piloto o ya forma parte del tratamiento?

Está en medio, han empezado siempre como proyecto de investigación clínica. Se han hecho experimentos aplicándolo con pacientes y ya hay papers publicados, hay resultados, se han evaluado y medido. Y ahora eso se convierte en un protocolo habitual, por ejemplo la Generalitat ya va a incorporar como un estándar lo que hemos estado haciendo en los cursos con maltratadores.

 ¿Participar en el Programa Empenta os ha hecho cambiar los objetivos y las expectativas iniciales?

No, en principio no. En nuestro enfoque, desde el principio, valoramos si nos interesaba participar o no, en base a que pudiese aportarnos algo que realmente nos enriqueciera como empresa y nos facilitara nuestra labor. No solamente en la parte de financiación sino sobre todo en la parte de internacionalización.

¿Cuáles han sido los mayores retos a los que os habéis enfrentado y a los que prevéis enfrentaros?

Básicamente, como empresa, el problema fundamental con el que nos enfrentamos actualmente es la inestabilidad política. Nos está complicando mucho la parte de investigación, tanto a nivel regional, en Cataluña, como nacional. Los inversores privados se retraen y salvo que sean inversores muy locales, que conozcan muy bien la economía local y sepan que las empresas van a seguir funcionando bien, les cuesta. Eso ralentiza mucho la posibilidad de encontrar financiación. Ese es el desafío que más nos estamos encontrando y está fuera de nuestra capacidad de control e influye directamente a la hora de poner en marcha la empresa. Ese es nuestro reto principal, conseguir financiación a pesar del desgobierno. La inversión pública es mucho más estable, ya hemos pedido diversas subvenciones. En cualquier caso, las vías públicas de financiación pueden ser una ayuda complementaria para arrancar, pero la inversión privada es imprescindible para alcanzar la velocidad de crucero y el tamaño de una compañía que quiere ser global.

 ¿Un consejo para cualquier emprendedor que quiera empezar su nuevo proyecto?

No todo el mundo es emprendedor. Ser emprendedor es una forma de ser y no viene motivada porque haya más o menos gente en paro, eso es un error. Si vas a emprender solo porque no tienes salida, te podrá salir bien si descubres que tienes perfil y puedes liderar una empresa y vivir de ella. Pero en mi experiencia, ser emprendedor es una forma de ser en la que tienes que estar dispuesto a arriesgar, tienes que estar dispuesto a ganar, a perder, a trabajar y a hacer cosas que jamás habrías pensado. E incluso haciéndolo todo lo mejor que sabes, no hay ninguna garantía. No todo el mundo está psicológicamente preparado para vivir en la incertidumbre. Y que antes de meterse a emprender que evalúen si son capaces de vivir en la incertidumbre.