La movilidad del mañana, hiperconectada y automatizada


En automóvil, bicicleta o incluso por aire: el salón de la electrónica de Las Vegas, el CES, ofrece una visión de la movilidad urbana cada vez más conectada y automatizada.

Al lado de pequeños drones, el fabricante chino EHang expone un cuadricóptero de 1,50 metros, el EHang 184, que puede transportar a una persona y cabe en una plaza de estacionamiento. "No es un dron, es un vehículo aéreo autónomo", dijo Claire Chen, vicepresidenta encargada de desarrollo comercial de la compañía.

Más realista, el grupo estadounidense Ford exhibe una bicicleta que cabe en el maletero de sus automóviles que se conecta al GPS de los 'smartphones' e indica la orientación a tomar.

Los medios de transporte del futuro presentados en el CES son también más inteligentes, gracias a la electrónica. La firma japonesa Denso presenta un nuevo sistema de comunicación de vehículo a vehículo o entre vehículo e infraestructura que podría disminuir la congestión urbana adaptando en tiempo real las regulaciones de las luces de señalización a la densidad de la circulación,

- De los automóviles a los servicios -

Entre la creciente urbanización y los cambios de hábitos de la población, la relación de las personas con los automóviles podría verse totalmente alterada, y los fabricantes de vehículos quieren anticiparlo.

ESADECREAPOLIS favorece el espacio de creación e innovación a través del Foro de la Movilidad Cooperativa dónde las empresas participantes dibujan el futuro escenario entorno a los servicios que puedan aparecer en este nuevo paradigma. 

- Autonomía -

Los vehículos sin conductor son precisamente un elemento clave de la ecuación. "Cuando el vehículo se conduce solo, lo que se conduce pierde importancia", destacó Ron Montoya, analista de Edmunds.com. Este factor alienta más a compartir un vehículo que comprarlo para uso personal.

Los vehículos autónomos deben además aprender a prever de mejor manera las acciones de otros actores de la circulación, como los ciclistas, o a identificar los "falsos obstáculos", aun cuando las tecnologías disponibles han progresado.

 

Fuente: Diario El Economista