Google ha alterado el modo en que el mundo busca la información; a Apple le debemos la llegada de los smartphones y, con ellos, una nueva forma de trabajar; y Facebook ha cambiado para siempre el modo de relacionarnos entre nosotros y con las marcas.

Juan Martínez-Barea, fundador de la start up Universal Diagnostics, embajador en España de la Singularity University y autor de "El mundo que viene, un gran tsunami" afirma que revolucionará el statu quo en el que hemos vivido en las últimas décadas y cambiará de forma radical todos los aspectos de nuestra vida.

Siete son los sectores dónde aún no ha nacido esa start-up:

1.- Educar para el cambio: en los últimos tiempos han surgido ambiciosas iniciativas que sueñan con modernizar el obsoleto sistema educativo para adecuarlo a las nuevas demandas empresariales y, al mismo tiempo, hacerlo accesible a personas de cualquier clase social, y de todos los rincones del mundo.

2.- El negocio de la inmortalidad: otro de los más importantes cambios por llegar es la evolución de la medicina curativa y masiva actual a una medicina preventiva y personalizada. Esta transformación, preconizada desde hace años, se hace ahora urgente. En 2030, un 20% de la población de países desarrollados será mayor de 65 años. En esta evolución jugarán un papel fundamental las nuevas tecnologías.

3.- Inteligencia artificial: los asistentes virtuales como Siri (de Apple) o Maya (desarrollado por la sevillana Indisys, comprada por Intel en 2013) son ya capaces de interactuar con el lenguaje humano y aprender por ellos mismos de las conversaciones con los usuarios.En pocos años, está previsto que los robots se extiendan a casi todos los campos,incluyendo los hogares y los espacios de trabajo.

4.- Nuevas formas de transporte: El coche autónomo, en el que trabajan grupos como Google, BMW, Volvo o Tesla, es toda una proeza de la robótica. La conducción autónoma se basa en las comunicaciones m2m, por las que los vehículos pueden intercomunicarse con las señales, los semáforos y los otros automóviles. Todo esto tiene mucho que ver con las smart cities. En 2050, el 70% de la población mundial vivirá en grandes urbes, lo que obligará a buscar soluciones eficientes a problemas como el tráfico, entre otros.

En esta línea, desde ESADECREAPOLIS impulsamos el Foro de la Mobilidad Cooperativa donde tratamos aquellos aspectos que se verán revolucionados gracias a la conducción autónoma y conectada. El foro descansa sobre cinco grandes áreas: nuevos modelos de negocio, movilidad bajo demanda, logística autónoma, servicios al ciudadano y e-commerce.

5.- Ahora sí, publicidad local: hace años que se anuncia el inminente despegue de la publicidad local. No obstante, el desconocimiento del mundo online por parte de algunos pequeños comercios tradicionales y la dificultad de identificar si un cliente que entra en la tienda es el mismo que busca y compra online han frenado el desarrollo. Ahora, gracias a tecnologías como los beacons, podría despuntar.

6.- El "BOOM" de la energía solar: el precio de la energía solar está bajando y, para 2018, ya será más barato generar electricidad con paneles solares que comprarla a las eléctricas. Esto hará posible llevar energía a millones de personas del Tercer Mundo. En la actualidad, África tiene más de 1.000 millones de habitantes, de los que 584 millones viven sin acceso a electricidad, según Naciones Unidas.

7.- Consumo colaborativo: en este último ámbito existen propuestas de gran potencial, como Airbnb, Uber o BlaBlaCar. No obstante, bien por la juventud de estas iniciativas o por la dificultad de rentabilizar modelos, por su propia naturaleza, amparados en el low cost, ninguna se ha convertido aún en un gigante empresarial capaz de cambiar el mundo. La tendencia, abanderada e impulsada por los Millennials, parece imparable. Pero en el sector del consumo colaborativo, más que en ningún otro, reina la ley del más fuerte.

ESADECREAPOLIS estuvo presente en la última edición de Oui Share Fest, el primer evento profesional sobre economía colaborativa que tuvo lugar en Barcelona. Este nuevo modelo productivo sitúa al ciudadano en el centro ofreciendo la oportunidad de reinventar nuestra manera de consumir, producir y vivir.

 

Fuente: Diario Expansión